Islas Cook

Report Year:   
2013 - Women's rights, gender and ICTs
Organización: 
Pan Pacific and Southeast Asia Women’s Association (PPSEAWA)

 

Equilibrar el liderazgo: Un camino al parlamento para las mujeres de las Islas Cook 

Introducción

La historia oral de las Islas Cook indica que las mujeres mantuvieron roles de liderazgo político durante generaciones por medio de un sistema tradicional de herencias. Alguna persona, a la que se le asignaba esa importante responsabilidad, memorizaba las genealogías, hasta la llegada del lenguaje escrito, cuando comenzó a documentarse esta información en las cortes con propósitos históricos y de sucesión. Los misioneros que llegaron a Rarotonga en 1821 se dirigieron a los/as Ariki (Jefes Superiores), muchas eran mujeres, que fueron tratadas en condiciones de igualdad por los misioneros, cuyo objetivo era introducir el cristianismo en las Islas Cook y eliminar la cultura pagana.[1] Los misioneros alentaban la conversión con beneficios materiales y utilizaban a los/as conversos/as como policía para asegurar que la comunidad cumpliese con las “Leyes azules”. La influencia de la iglesia fue tan grande, incluso hoy, que a toda persona que aspira a un cargo político se le aconseja contribuir a las actividades de la iglesia.[2]

La primera mujer dirigente en una organización política formal fue Ariki Makea Takau,[3] que presidió el primitivo Consejo de Ariki entre 1891 y 1901. Luego de que las Islas Cook lograran la autodeterminación en 1965, la Cámara de Ariki quedó formalmente constituida por el Acta de las Islas Cook de 1966. Una enmienda de 1972 reconoce a líderes y subjefes regionales como consejeros del gobierno en asuntos relacionados con las costumbres y el bienestar de la población, mediante la creación del Koutu Nui (un consejo de líderes tradicionales). En varias ocasiones, las mujeres ejercieron la presidencia de la Cámara de Ariki. La actual presidente del Koutu Nui es Turi Mataiapo, Maria Henderson, elegida luego del inesperado fallecimiento

Desde la autodeterminación de 1965, 39 veces se presentaron mujeres como candidatas al parlamento – ya sea en elecciones generales, elecciones anticipadas o elecciones por cargo vacante – y resultaron electas 10 veces.[4] De todas maneras, sólo siete mujeres ingresaron al parlamento.[5] Tras la autodeterminación de 1965, la primera mujer elegida para ocupar una banca dentro del ámbito parlamentario fue Marguerite Story,[6] hermana de Sir Albert Henry,[7] primer premier de las Islas Cook. Story fue vocera de la asamblea legislativa desde 1965 hasta 1979, fue también la primera mujer miembro del gabinete de las Islas Cook y la primera mujer del Commonwealth que se convirtió en vocera de un parlamento.[8] La siguiente mujer elegida para el parlamento fue Fanaura Kingstone,[9] candidata del Partido de las Islas Cook, elegida en 1983 para la banca de ultramar. Más recientemente, Ngamau Munokoa[10] mantiene la banca del Partido Demócrata de Nikao-Panama desde 1996. El Partido Demócrata hizo buenas campañas en las elecciones por cargo vacante de 2012 y 2013, por lo que en la actualidad tres mujeres de ese partido ocupan bancas en el parlamento.[11] La constitución del Partido Demócrata apoya “el desarrollo de las mujeres y (…) sus derechos a oportunidades de desarrollo y toma de decisiones.”  

Desafiar los desequilibrios de género en la política

Estudios llevados a cabo en Estados Unidos[12] mostraron que aunque las mujeres dirigentes se desempeñan tan bien como lo hombres, tienden a sentirse menos confiadas para postularse a un cargo dentro de un entorno electoral por lo general muy competitivo y con un sesgo desfavorable para las mujeres. Los candidatos masculinos suelen enarbolar el conflicto entre ocupación y obligaciones familiares[13] como un importante barrera para el éxito de las mujeres que ingresan a la política. Se espera que las mujeres se comporten como supermujeres y hagan malabares entre sus responsabilidades ante el electorado y sus responsabilidades con sus familias. Cualquier deficiencia resultaría en críticas destructivas.  

Malasia es uno de los países más desarrollados de la región de Asia-Pacífico, pero es el anteúltimo en cuanto a participación política de las mujeres.[14] Las barreras son tanto políticas como culturales y en ellas puede verse una pesada influencia de la religión, la educación y los medios. En algunos países de África, se considera el ingreso de las mujeres a la política como una grave amenaza al chauvinismo. Las mujeres sufren ridiculizaciones públicas, insultos y hasta amenazas físicas.[15] En Irlanda recién se legisló[16] que los partidos deben garantizar que por lo menos 30% de las candidaturas en elecciones generales sean para mujeres. Se considera que este sistema de cupos es una medida temporal que permitirá que las mujeres se vayan iniciando en puestos de decisiones políticas importantes. Aunque el cupo brinda a las mujeres la oportunidad de tener voz en la mesa de negociaciones, también son conscientes de que algunas pueden ser candidatas simbólicas elegidas para postularse en distritos donde no tienen ninguna chance de ganar. Los cupos pueden ser una manera de acelerar la participación política de las mujeres[17] pero deberían tomarse solo como un paso hacia un equilibrio en el liderazgo.[18]

En 1994, la Unión Interparlamentaria (UIP), organización internacional de los parlamentos, desarrolló un plan de acción para corregir los actuales desequilibrios en la participación de hombres y mujeres en la vida política.[19] Se constituyó un grupo de trabajo formado por igual número de hombres y mujeres para trabajar sobre el hecho de que “cuarenta años después de la adopción de la Convención sobre los derechos políticos de de la mujer, y a pesar de los innegables avances, la vida política y parlamentaria permanece dominada por los hombres en todos los países.” El Plan de acción de la UIP se refiere a las condiciones necesarias para que las mujeres participen activamente de la vida política, las bases legales para la igualdad de hombres y mujeres, y la participación de las mujeres en política en el nivel nacional, incluyendo asuntos como la acción para promover la “conciencia política” de las mujeres, el respeto al principio de igualdad en los partidos políticos, medidas para la acción afirmativa, la participación de las mujeres en elecciones y la distribución compartida de responsabilidades políticas entre hombres y mujeres. El Plan de acción fue concebido como una guía para inspirar y estimular acciones nacionales para la participación de las mujeres en política y se espera que los gobiernos, parlamentos, partidos y organizaciones políticas, como también organizaciones no gubernamentales y medios de comunicación contribuyan a este proceso de aprendizaje.  

En 2012, parlamentarios/as de la región de Asia Pacífico predijeron que si la participación de las mujeres en los parlamentos continúa a su ritmo actual, alcanzar el equilibrio de género llevará 50 años.[20] Propusieron entonces un plan de seis pasos para agilizar la integración de las mujeres a la política – incluyendo reformas constitucionales que ampliarían los derechos de las mujeres a votar y ejercer cargos públicos; leyes electorales y de financiación de las campañas que regulen el proceso de nominación y elección para el ingreso al parlamento; bancas reservadas y cupos de género legales; reglas de selección y procedimientos de nominación; programas y políticas de desarrollo de la capacitación, incluyendo programas de capacitación, ingreso y orientación de candidatas, como campañas que contrarresten el estereotipo de las cantidatas por su género y normas y procedimientos sensibles al género en los cuerpos electivos que ayuden a las candidatas a llevar adelante sus tareas cuando llegan a ocupar un cargo.   

Seguimiento en línea de los cupos

Aunque la intención de los cupos electorales es permitir que haya más mujeres involucradas en la representación parlamentaria, su uso despierta preguntas acerca de si los cupos realmente contribuyen al empoderamiento político de las mujeres o si violan los principios de la democracia liberal.[21] La idea es incorporar mujeres a la política, ya sea mediante una reserva obligatoria y legislada de candidaturas o mediante su inclusión en cupos partidarios que serían voluntarios. Se considera que esto último sería lo más deseable.  

Un total de 116 países se unieron al Proyecto Cuota,[22] una iniciativa en línea que registra y explica cómo contribuyeron los cupos al aumento de la participación de las mujeres y la representación de las mujeres en los organismos de decisión de los niveles ejecutivo y legislativo durante la década pasada. Entre los países cuyos partidos políticos optaron por los cupos voluntarios (31 de 116), los que presentan mejores resultados en cuanto a la cantidad de mujeres en el parlamento son Suecia (45%), Nicaragua (40.2%), Ghana (39.7%), Mozambique (39.2%) y Holanda (38.7%). Entre los países con cupos legislados, Ruanda reserva un mínimo de 30% de las 26 bancas de su Senado y de los 80 miembros de la Cámara de Diputados para mujeres. También reserva otras tres bancas para jóvenes y personas con discapacidad. Ruanda es el único país con mayoría de mujeres e su parlamento nacional (56.3%). Irlanda[23] introdujo recientemente una ley que propone reducir a la mitad los fondos provistos por el Estado a los partidos si en las próximas elecciones generales no presentan un mínimo de 30% de candidatas mujeres. El cupo será elevado a 40% para las elecciones de 2019.

En la región del Pacífico, el Programa de igualdad de género en el gobierno político de ONU Mujeres[24] busca promover mayor representación en el nivel político. La participación de las mujeres en la toma de decisiones y su representación en los parlamentos se encuentran entre las más bajas del mundo, a pesar de los compromisos internacionales por la igualdad de género en CEDAW, la Plataforma para la acción de Beijing, las Metas de Desarrollo del Milenio y los compromisos regionales de la Plataforma para la Acción del pacífico.  

Samoa[25] se propone legislar un cupo de 10% para mujeres, mientras que Fiji ya tiene un cupo voluntario de 10%.[26] Las Islas Cook no poseen un sistema de cupos y la representación de las mujeres en la actualidad es de 12.5%, todas pertenecientes al partido opositor. Justo antes de las elecciones de 2010, una consulta de la Pan Pacific and Southeast Asia Women’s Association (PPSEAWA)[27] introdujo el tema de las medidas temporales. La dirigencia partidaria no se comprometió en ese momento, pero recientes acciones del opositor Partido Demócrata afirman un compromiso con la participación de las mujeres en el proceso electoral.  

El Plan Regional del Pacífico para las Mujeres, la Paz y la Seguridad (2012-2015)[28] fue desarrollado para abordar el rol de las mujeres en la prevención de conflictos y la construcción de la paz en el Pacífico. El Plan incorpora “la acentuación de la capacidad de los gobiernos para tomar medidas que aumenten la representación y participación de las mujeres en todos los niveles de liderazgo y toma de decisiones.” La coordinación del Plan está a cargo del Pacific Islands Forum Secretariat y propone incrementar los esfuerzos de incidencia y capacitación para apoyar la representación política de las mujeres en la región e introducir nuevas medidas que favorezcan el crecimiento de la representación y participación de las mujeres.  

Las mujeres de las Islas Cook no experimentan las mismas presiones contrarias a su presentación en elecciones como las mujeres de otros países, pues nuestra historia muestra que hubo mujeres elegidas para cumplir funciones de liderazgo de acuerdo a las costumbres tradicionales del pasado. ¿Por qué, entonces, entre las mujeres hay menor inclinación a asumir posiciones de liderazgo en organismos de gobierno o en el parlamento? ¿Y cómo cambiamos el comportamiento tradicional del electorado para que vote por una mujer?[29]

Uso de TIC para apoyar la participación de las mujeres en la política de Islas Cook

La Declaración de Beijing y la Plataforma para la Acción, en su Sección J, enfatiza la necesidad de “incrementar la participación y el acceso de las mujeres a la expresión y la toma de decisiones en y mediante los medios y las nuevas tecnologías de la comunicación.”[30] La Declaración de Principios de Ginebra de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información (CMSI) afirma que “el desarrollo de TIC [tecnologías de la información y la comunicación] brinda enormes oportunidades a las mujeres, que deberían ser parte integral y actores clave de la Sociedad de la Información.” También menciona explícitamente el potencial de las TIC para promover “la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres.”[31]

Una de las principales razones de la resistencia de las mujeres a participar en la política partidaria es la falta de información sobre en qué se pueden estar metiendo. Temen a lo desconocido. No creen que están calificadas para postularse para un cargo. Son menos competitivas, menos confiadas y más renuentes a los riesgos.[32] Nuestras dos mujeres miembros del parlamento en Titikaveka (en la isla de Rarotonga) y Tamarua (en Mangaia) prueban que las mujeres pueden hacerlo. Pero lo que se requiere es una campaña para concientizar sobre mujeres dirigentes y su capacidad para el liderazgo. A pesar de la baja adopción de internet como una herramienta de importancia en las Islas Cook, internet y las tecnologías relacionadas son los medios por los que podemos difundir mensajes que creen conciencia entre las mujeres y en la comunidad más amplia. La comunidad necesita educarse sobre los partidos políticos y sobre el proceso electoral – cómo votar y cómo involucrarse. La política de TIC de las Islas del Pacífico de 2002[33] se concentró en el uso de las TIC para informar y conectar a las poblaciones de las islas. La tecnología cumplirá un ppel importante en esta estrategia para el cambio.[34] Afortunadamente en las Islas Cook la tecnología ya es un factor de equiparación, con igual cantidad de hombres y mujeres que trabajan con TIC, tanto en el campo técnico como en la gobernanza.  

Usar la tecnología para educar a la comunidad acerca del voto también es importante. En las Islas Cook las votaciones también siguen patrones tradicionales y las comunidades deberían disponer de mejor información para hacer sus propias elecciones, y no simplemente votar de la manera en que lo hacen sus padres/madres y familiares. Para las próximas elecciones Fiji introducirá el voto electrónico[35], lo cual podría contribuir a resolver las preocupaciones por la privacidad. Las redes sociales son populares y podrían erigirse en el medio por el cual la información tenga una difusión más amplia por intermedio de una ONG u otras redes. Durante la elección de 2012 en Titikaveka, Rarotonga, el Partido Demócrata mostró un uso estatégico mejor de los medios populares – radio y televisión – para informar a los/as votantes sobre los/as candidatos/as y sus puntos de vista sobre un amplio abanico de temas. Hay televisión disponible en Rarotonga (y en forma privada en Mangaia), pero la radio llega a todas las islas exteriores. El acceso a internet está disponible con varios niveles de conectividad en todas las Islas Cook, pero los dos partidos políticos más importantes aún deben desarrollar estrategias de comunicación que incluyan internet como un medio importante para difundir información sobre el proceso electoral y los/as potenciales candidatos/as. El cambio de la conectividad de las Islas Cook al satélite O3B[36] antes de fines de 2013 proveerá comunicaciones por internet más rápidas y confiables entre las islas y achicará la brecha de comunicaciones entre la población de las islas más exteriores y la isla principal de Rarotonga.

PPSEAWA Islas Cook desarrolló una nueva iniciativa que combinará mujeres con conocimientos, tecnología y mensajería social en un único proyecto de medios. Empleará material audiovisual para influir en el pensaiento de la comunidad acerca de las mujeres como dirigentes políticas y para que se consideren la importancia y valor del propio voto en las elecciones nacionales. Un grupo emergente de mujeres realizadoras producirá avisos para la televisión ideando una respuesta a la falta de representantes mujeres en el parlamento mediante la promoción de los atributos que las mujeres aportan al liderazgo y al debate político. Una segunda serie de avisos resaltará los patrones negativos de votación que históricamente marcaron las elecciones en Islas Cook y promoverán la necesidad de un pensamiento crítico al elegir la representación política.  

PPSEAWA también realizará un taller sobre estrategias de campaña para candidatas mujeres antes de la próxima elección de 2014. El taller será filmado por el grupo de mujeres realizadoras para su inclusión en una breve película que acompañará un manual electoral para mujeres candidatas. La película promoverá los roles de las mujeres no sólo como dirigentes políticas sino también como productoras creíbles y comentadoras sociales sólidas. Los materiales audiovisuales, el manual y los informes de progreso del proyecto se subirán a la página de PPSEAWA en el sitio web de Cook Islands Social Services (un proyecto de otra ONG, Cook Islands Internet Action Group)[37] para que estén disponibles para todas las islas, las ramas internacionales de PPSEAWA en todo el Pacífico, y para toda la comunidad en general. La breve película también estará disponible para su emisión por la televisión de Islas Cook y en internet como una presentación promocional en YouTube acerca de las mujeres en la política de las Islas Cook.  

Garantizar su acceso a TIC y proveer información acorde a sus necesidades es un factor crucial para las mujeres de Islas Cook, especialmente las que viven en las islas exteriores más alejadas donde el aislamiento constituye una barrera sustancial para el aprendizaje y para que estén mejor informadas sobre temas que podrían tener un impacto significativo sobre ellas. Nuestro propósito es emplear internet y otras tecnologías para transmitir el mensaje de la democracia representativa a todas las personas de las Islas Cook, y alentarlas a realizar elecciones informadas acerca de quiénes se postulan y a quiénes votarán en las próximas elecciones generales de Islas Cook en 2014.

Pasos para la acción

A medida que se aproximen las elecciones, PPSEAWA se propone realizar las siguientes acciones del Plan de Acción para el Pacífico:

  • Promover la “conciencia política” de las mujeres – obtener un apoyo amplio entre los grupos de mujeres y la comunidad en general.
  • Promover a las mujeres en la dirigencia y apoyar a las candidatas mujeres en las islas exteriores.
  • Incidir para que los partidos políticos respalden los principios de igualdad y los lleven a la práctica en cada etapa de la selección de candidaturas.
  • Incidir para que los partidos políticos, mediante acciones afirmativas, se comprometan voluntariamente con un sistema de cupos y aseguran que por lo menos un tercio de las candidatas sean mujeres, y que esas mujeres reciban el apoyo del partido cuando se postulen para las elecciones.

 




[5] Ibid.

[8] Vom Bosch, W. et al. (1994) New Politics in the South Pacific, Institute of Pacific Studies, University of the South Pacific, p. 283.

[29] www.ndi.org/files/Global_Action_Plan_NDI_English.pdf - serie de recomendaciones prácticas para ayudar a los partidos políticos a ampliar su atractivo siendo más inclusivos y representativos.

[30] www.un.org/womenwatch/daw/beijing/platform/media.htm

[31]  www.itu.int/wsis/docs/geneva/official/dop.html

[33] CROP ICT Working Group (2002) Pacific ICT Policy and Strategic Plan.

[34] Bhagwan-Rolls, S. and Griffin, V. (2006) Gender in Media and ICTs: A view from the Pacific Islands, IT for Change.

 

Share this